De recién nacida, SJ Williams fue abandonada en la entrada del monasterio Mont Saint-Michel, ubicado en una pequeña isla rocosa, a eso de 1 kilómetro de la costa norte de Francia en la boca del río Couesnon en Normandía.

Durante la infancia, habló poco y adquirió gran fortaleza en las extremidades inferiores, al escalar a diario los 900 peldaños inclinados de la Escalier de Dentelle (la escalera de encaje) hasta llegar a la galería que rodea el techo de la iglesia de la abadía. Allí pasaba los días vagando por el laberinto de salones, escaleras y aulas abovedadas que conforman la abadía, y tocando el gran órgano de pipas al lado de los claustros.

Los eventos que dieron lugar a su peregrinaje a Londres para conocer a los Beatles en los últimos años de los años 60 todavía están velados en el misterio, pero efectivamente afirma que varias notas en las que se refiere a ella como acechadora son una exageración, y que sus días de soledad en Mont Saint-Michel así como su asociación íntima con Ringo Starr confabularon para hacer de ella la baterista que es hoy en día.

Regresar a Las Gabacha-chas