Hace cantidades de años, Maurine nació en el asiento trasero de un taxi. En la escuela le enseñaron las madres puras; en la vida aprendió puras madres.

Pasó un sinfín de horas como fiel televidente, aficionada a las novelas, lo cual dio lugar a brotes espontáneos de canto en el autobús de la ciudad. Deseosa de entrar en el mundo de la farándula musical, alguien le aconsejó comenzar al fondo. Como consecuencia, emprendió el bajo eléctrico. Cantar con las Gabacha-chas ¡le curó las reumas!

Regresar a Las Gabacha-chas